Hogar

Los productos de limpieza convencionales: ¿un riesgo para tu salud?

¿Qué diferencias existen entre los productos de limpieza convencionales y los ecológicos? ¿Son estas lo suficiente significativas para que se justifique pagar un precio más alto? ¿Pueden resultar peligrosos para la salud algunos ingredientes químicos que habitualmente se incluyen en detergentes y limpiadores para el hogar?

Los peligros de los productos de limpieza convencionales

En nuestro post sobre tóxicos en los cosméticos, ya vimos que estos contenían un buen número de sustancias peligrosas para la salud. Sorprendía que, a pesar de las regulaciones sanitarias que existen para este tipo de artículos, estuvieran repletos de ingredientes más que cuestionables.

Si esto ocurre con productos que se aplican directamente sobre la piel, seguramente no te costará imaginar que el panorama es aún mucho más sombrío en los productos de limpieza.

La nomenclatura GHS

Si te fijas detenidamente en las etiquetas de determinados productos de limpieza convencionales, en muchos casos verás una serie de pictogramas de color rojo con diferentes símbolos.

Se trata de las marcas del sistema globalmente armonizado o GHS, que regula el etiquetado de los productos químicos. Estos símbolos avisan de los posibles riesgos que se derivan de ellos.

Estos son muy variados: peligro para el medio ambiente, toxicidad aguda, efectos corrosivos y hasta riesgo de cáncer o mutagénesis (que produce alteración en el ADN de las células).
Puedes encontrar una explicación detallada del significado de los símbolos del GHS en esta web.

Pero no sólo los productos identificados con pictogramas del GHS pueden resultar peligrosos. Hay que tener en cuenta, que la normativa sólo obliga a etiquetar aquellos que impliquen un riesgo directo y más o menos inmediato para nuestra salud.

Existen muchos otros efectos causados por la exposición continuada, que todavía se están investigando. Tampoco se tienen en cuenta las posibles reacciones cruzadas si se combinan varios productos distintos, lo que se conoce como “efecto cóctel”.

Riesgos para la salud

Algunos de los productos de limpieza convencionales que usamos en nuestros hogares son muy agresivos. No por nada pueden pulverizar manchas resistentes, disolver grasa incrustada o acabar con toda bacteria viviente que ande pululando por los alrededores.

¿Pero qué efectos pueden tener estas sustancias si entran en contacto con nuestra piel o las inhalamos?

A continuación vamos a ver algunos de los principales problemas que pueden causarnos:

  • Irritaciones de la piel y alergias. El uso continuado de productos abrasivos e irritantes no sólo nos causa sequedad en la piel. A la larga, puede desencadenar enfermedades más serias como fuertes alergias, eczemas o problemas crónicos en la piel o en los ojos.
  • Irritación y daños en las vías respiratorias. Los vapores que desprenden determinados productos de limpieza convencionales pueden irritar nuestras mucosas y vías respiratorias. En casos graves, incluso pueden llegar a causar consecuencias irreversibles en los pulmones.
  • Daños sobre órganos internos. La exposición continuada a los químicos puede causar estragos en órganos importantes como el hígado o los riñones.
  • Mutaciones y cáncer. Algunos productos de limpieza convencionales están bajo la sospecha de causar mutaciones en nuestro ADN si nos exponemos a ellos frecuentemente. Es un efecto parecido al que causa la radiación. Puede desencadenar diferentes tipos de enfermedades degenerativas y el cáncer.

productos de limpieza ecológicos

Sustancias problemáticas en los productos de limpieza convencionales

¿Cuáles son entonces los ingredientes en los productos de limpieza convencionales que pueden resultar peligrosos para la salud?

Estos son los principales responsables:

Tensioactivos
Son sustancias activadoras del lavado. Ayudan a que la suciedad y la grasa se disuelvan en el agua. Existen tensioactivos naturales que no son dañinos, pero en los productos de limpieza convencionales se utilizan muchos de tipo sintético. Son normalmente derivados del petróleo, que resecan nuestras mucosas, pueden causar irritación, alergias y son sospechosos de tener efectos cancerígenos.

Si te interesa saber más sobre cómo actúan los tensioactivos, te recomendamos este divertido artículo de Rebeautys, donde lo explican de una manera sencilla.

Perfumes y fragancias
Pueden ser de origen natural o sintético, siendo problemáticos sobre todo los segundos. Algunos tienen efectos irritantes o pueden causarnos problemas en nuestro sistema nervioso.
Se han identificado como especialmente peligrosas algunas fragancias de almizcle (musk) sintético. Se sospecha que pueden interferir con nuestro sistema hormonal y acumularse en la sangre y la grasa corporal.

Conservantes
Consiguen que los productos de limpieza convencionales tengan una duración más larga. Muchos conservantes son en realidad sustancias químicas peligrosas. Una de las más nocivas es el formaldehido que, además de producir irritaciones y alergias, es potencialmente cancerígeno.

Agentes antibacterianos
Determinados productos desinfectantes o antibacterianos contienen ingredientes peligrosos como derivados del cloro, glutaraldehido o triclosan. A estas sustancias químicas se les atribuyen muchos efectos dañinos, conociéndose como irritantes, disruptores endocrinos y carcinógenos. Los productos antibacterianos están además en el punto de mira porque podrían fomentar la creación de resistencias en bacterias.

Blanqueadores
Están basados en sustancias irritantes como el percarbonato de sodio o el perborato de sodio. También se usan ingredientes basados en el cloro, como el hipclorito de sodio. Estos últimos resultan peligrosos si entran en contacto con ácidos, ya que pueden dar lugar a gases tóxicos.

Pero los aspectos más preocupantes de los productos de limpieza convencionales son los efectos que pueden tener a medio y largo plazo, cuando se produce una exposición continuada a ellos.

Estos riesgos incluyen enfermedades como el síndrome de sensibilidad química múltiple, procesos alérgicos crónicos, desórdenes endocrinos y cánceres.

Los productos de limpieza convencionales y el medio ambiente

Desgraciadamente, lo que resulta nocivo para el ser humano también lo es para el medio ambiente. Uno de los grandes problemas de los productos de limpieza convencionales, es que gran parte de sus ingredientes no son biodegradables y permanecen el suelo y las vías de agua durante mucho tiempo.

En otros casos, como por ejemplo en el de los fosfatos que se añaden como activadores del lavado, pueden trastocar el equilibrio natural en los cursos de agua. Provocan una proliferación excesiva de algas que roban el oxígeno a los demás organismos acuáticos.

Muchos de estos ingredientes nocivos, no pueden ser neutralizados por los sistemas de depuración o sólo pueden ser eliminados parcialmente. Por lo tanto, se acumulan cada vez más de estos restos dañinos en el medio ambiente. Esto supone una auténtica bomba de relojería a largo plazo.

Los productos de limpieza ecológicos

Conscientes del peligro que supone a largo plazo para nuestra salud y el medio ambiente la utilización de detergentes y limpiadores basados en sustancias químicas, algunos fabricantes han empezado a ofrecer productos de limpieza ecológicos.

Si bien estos últimos tampoco resultan 100% inocuos para el medio ambiente, sí reducen sensiblemente el impacto sobre el mismo. Su uso es además mucho más seguro para los consumidores.

Para poder ser considerado ecológico, un producto de limpieza tiene que cumplir una serie de condiciones que se pueden resumir como sigue:

  • No pueden contener ingredientes tóxicos o nocivos para la salud.
  • Existe una lista de sustancias que están prohibidas.
  • Debe ser respetuosos con el medio ambiente.
  • La mayor parte de sus componentes deben ser de origen natural.
  • Sólo se permiten pequeñas cantidades de sustancias de síntesis (normalmente por debajo del 5%), sobre todo con fines de conservación del producto.
  • Debe ser biodegradable en un porcentaje muy alto (normalmente más del 95%).
  • Tiene que incluir directrices claras sobre su uso y dosificación.

Contrariamente a lo que muchos piensan, los productos de limpieza ecológicos pueden ser sumamente eficaces y funcionan igualmente bien que los de origen químico.

Una elección responsable para ti y para el medio ambiente

Uno de los principales inconvenientes de los productos de limpieza ecológicos es que su precio todavía es bastante elevado, si se comparan con los convencionales. Esto se debe a diversos factores.

Los ingredientes naturales son mucho más caros que los de origen químico. La certificación ecológica implica realizar diferentes acciones adicionales y someterse a controles que no tienen que pasar los productos de limpieza convencionales.

Otro problema es que la producción de estos productos es todavía relativamente modesta, por lo que existe poca competencia que podría abaratar los precios.

No obstante, el gasto adicional merece la pena si tienes en cuenta que no sólo estarás cuidando tu salud, sino también protegiendo el medio ambiente. Ayudarás además a garantizar nuestra propia supervivencia como especie en el planeta a largo plazo.

Un mayor consumo de estos productos además hará aumentar su producción y la oferta disponible, lo que finalmente repercutirá inevitablemente en una bajada en los precios. Por ello, no podemos más que recomendarte que les des una oportunidad. Es fundamental dar pasos para que la huella que dejamos a nuestro paso por la tierra, sea la menor posible.

En nuestra sección de ecohogar puedes encontrar una selección de productos de limpieza ecológicos para el hogar, incluyendo detergentes y limpiadores para la cocina o la casa.

Pruébalos y olvídate para siempre de los tóxicos y peligros que se esconden en los productos de limpieza convencionales.

Deja un comentario