Hogar

10 propósitos de año nuevo para cambiar el mundo

Todos solemos hacernos propósitos de año nuevo cuando llega esta época. Ya sea comer mejor, adelgazar, hacer ejercicio, dejar de fumar…

Sin embargo, logremos finalmente estos objetivos o no, los efectos de esto siempre se van a limitar a nosotros mismos o a nuestro entorno más próximo.

Pero con la actual situación de emergencia climática y la urgente necesidad de construir una sociedad más sostenible, ya no podemos mirarnos sólo el propio ombligo. Debemos empezar a pensar como especie y a hacer cosas que nos garanticen un futuro a los que habitamos el planeta.

En este sentido, es importante que todos contribuyamos con gestos individuales. Estos harán que la sociedad en su conjunto empiece a caminar en la buena dirección.

Por ello, hemos pensado que en esta ocasión podría ser una buena idea traerte unos propósitos de año nuevo diferentes. Unos que no sólo te beneficien a ti, sino también al mundo en general.

Los 10 propósitos de año nuevo

Come ecológico

Cada vez que compras un producto procedente de la agricultura ecológica, estás emitiendo un voto a favor de una manera más sostenible de producir nuestros alimentos.

No sólo cuidarás tu salud evitando los pesticidas. También estarás apostando por un modelo de producción alternativo, más sostenible. Uno que persigue el equilibrio en plantas y animales, que recicla los excrementos de estos como abono. Una forma de agricultura y ganadería que no sobreexplota el manto fértil de la tierra, causando su destrucción.

Cambiar la forma en que se producen nuestros alimentos es uno de los puntos más importantes a la hora de garantizar el futuro de nuestro planeta.

Consume local

Muchos productos que consumimos se producen a cientos, incluso miles de kilómetros de donde nos encontramos. Su transporte hasta nosotros requiere quemar grandes cantidades de combustibles fósiles, que son los principales causantes del efecto invernadero.

Está justificado importar productos necesarios, que no se pueden obtener en nuestras latitudes (café, cacao, etc.). Sin embargo, no parece tener mucho sentido traer del otro lado del mundo cosas que se cultivan o fabrican en nuestro país o incluso en nuestra región.

Dando preferencia a los productos autóctonos, locales y de temporada, estaremos ayudando a reducir la contaminación y las emisiones de gases invernadero. Esta lógica, conocida como kilómetro 0, la podemos aplicar también a productos no alimenticios.

Reduce el uso de plástico

El plástico es un material altamente contaminante. Muchos de sus restos acaban en los océanos donde causan graves problemas a la vida marina. Sólo pueden reciclarse determinados tipos de plástico y este proceso de reciclado es bastante más complejo de lo que muchas veces nos quieren hacer creer.

Por lo tanto, uno de los mejores propósitos de año nuevo, es que intentes reducir al máximo el uso de envases de plástico. Te damos algunas ideas para ello:

  • Evita el agua embotellada. Coloca un filtro purificador en tu grifo. Existen muchos muy económicos que no precisan instalación.
  • Compra frutas, verduras y otros productos a granel, en lugares donde puedas usar tus propias bolsas.
  • Usa envases reutilizables para congelar y guardar alimentos, en vez de film y bolsas de plástico.
  • Envuelve tus bocadillos en bolsas de papel reciclado.
  • Compra preferentemente utensilios de cristal o acero inoxidable.

Si le das una vuelta, seguro que se te ocurren muchas maneras de reducir el plástico en tu hogar.

Ahorra energía

Si entre tus propósitos de año nuevo incluyes reducir el consumo de energía, no sólo ahorrará tu bolsillo. También estarás ayudando al medio ambiente.

Por ejemplo, puedes sustituir todas tus bombillas por leds o invertir algo de dinero en mejorar el aislamiento de tu hogar. Normalmente amortizarás este gasto en relativamente poco tiempo.

Puedes encontrar algunos consejos generales para ahorrar energía en este link.

Reduce tu consumo de agua

Con el aumento de la temperatura del planeta y unas lluvias cada vez más escasas, el abastecimiento de agua pronto empezará a ser un problema en muchos lugares. Por ello, estaba claro que el ahorro de agua tenía que estar entre nuestros 10 propósitos de año nuevo.

Cada gota que podamos ahorrar contribuirá a mitigar los efectos de una sequía que ha llegado para quedarse. Las principales medidas deberán tomarse en la agricultura y la industria. No obstante, también en los hogares podemos hacer mucho para no derrochar agua.

El Canal de Isabel II publica una serie de consejos fáciles de seguir y con los que podrás reducir el consumo de agua en tu hogar.

Arregla en vez de comprar

En nuestra sociedad se ha instalado la mentalidad de que no vale la pena arreglar las cosas porque “sale más barato comprarlo nuevo”.  Esto no es verdad en muchos casos.

Hay objetos para los que un arreglo puede salir muchísimo más económico. En otros, la diferencia puede ser pequeña, pero siempre tendremos el valor añadido de no estar generando residuos o transportes innecesarios.

Por ello, uno de los más importantes propósitos de año nuevo debería ser tratar de reparar o arreglar más cosas y comprar menos.

¿Realmente es necesario tirar un aparato al que sólo le falla una pequeña resistencia sustituible? ¿Por qué no cambiar la pantalla rota del móvil o ampliar la memoria del ordenador?  ¿Y si cambias la tapa de tus zapatos favoritos que todavía están en buen estado?  ¿O que te arreglen la cremallera de esa chaqueta casi nueva?

Tomando este tipo de decisiones no sólo ayudarás al medio ambiente, sino también darás un nuevo impulso a pequeños talleres locales, que en muchos sectores casi están desapareciendo.

Compra cosas de segunda mano

Otra manera de alargar la vida útil de los productos es comprarlos de segunda mano. Muchas personas tienen en sus casas ropa, aparatos y objetos, que apenas han usado, y que puedes conseguir a buen precio.

Si compras una prenda de segunda mano, estarás ahorrando transporte, materias primas y grandes cantidades de agua (por ejemplo para el teñido). Existen muchas tiendas que venden ropa y artículos de decoración de segunda mano en perfecto estado.

También plataformas online como Wallapop, Chicfy, Ebay o Vibbo te permiten comprar artículos de segunda mano de todo tipo.

Incluso puedes vender los tuyos que no uses y sacarte un dinerito mientras participas en la economía colaborativa.

Recicla

reciclarTus propósitos de año nuevo no tienen por qué limitarse sólo a alargar la vida útil de los productos. Incluso cuando esta finaliza, existen maneras de seguirlos aprovechando.

Seguro que recuerdas cómo tu madre convertía en unos shorts para el verano el pantalón que se te había quedado pesquero. O como de tus viejas camisetas hacia trapos de limpieza.

Pero existen muchas más opciones. Desde hacer manualidades a aprovechar tus residuos orgánicos para generar compost. En el mercado también existen muchos productos fabricados con materiales reciclados, desde ropa a objetos de decoración o papel de cocina.

¿Por qué no tener esto en cuenta a la hora de hacer tus compras?

Usa los medios de transporte de forma responsable

Quizás uno de los mayores impedimentos para frenar el cambio climático es nuestro apego al automóvil. Nos hemos vuelto muy cómodos y queremos ir en coche a todos lados. Nuestra sociedad además lo ha convertido casi en un objeto de culto. Un símbolo de poder y estatus.

Por ello, resulta problemático y tremendamente impopular limitar el uso del vehículo privado. No obstante, es una de las principales claves para mitigar (que ya no evitar) el desastre climático que se nos viene encima.

Muchos tranquilizan su conciencia apostando por vehículos híbridos o eléctricos.  No obstante, esto no es realmente una solución, ya que la mayoría de la electricidad que producimos procede todavía de combustibles fósiles.

Por lo tanto con un vehículo eléctrico sólo estaremos desplazando la contaminación de la ciudad al lugar donde está la central térmica donde se quema el carbón o el petróleo. Por ello, es fundamental que tomemos conciencia y hagamos más uso del transporte público.

¿De verdad es necesario llevarnos el coche al centro? ¿No habría una opción razonable para ir al trabajo en metro o autobús? ¿Nuestro hijo realmente necesita un vehículo propio para ir a la universidad?

En realidad, hoy en día, ya no se trata de una cuestión de más o menos comodidad. La pregunta que se nos plantea es esta: ¿Estamos dispuestos a un cierto nivel de sacrificio para salvar el planeta y a nuestra especie? ¿O queremos que la orquesta siga tocando, como si nada pasara, mientras el barco se hunde?

Además de esto, cuando tengamos que usar el vehículo privado, siempre podemos utilizarlo de manera más responsable. ¿Es necesario pisar tanto el acelerador, para quemar litros y litros de gasolina innecesariamente? ¿Nos va a pasar algo por apagar el motor mientras estamos esperando a alguien o descargando la compra?

Resultaría también interesante replantearse actividades lúdicas tan populares como “dar una vuelta con el coche o en la moto” sólo por el placer de conducir. Nuestro planeta posiblemente ya no pueda permitirse esos lujos.

Colabora con una ONG

Existe un gran número de ONG’s en el mundo, muchas dedicadas a paliar las necesidades inmediatas de muchas personas. Esto, sin duda, es una labor encomiable. No obstante, nuestra intención de hoy es fijarnos en los propósitos de año nuevo que ayuden a provocar cambios en nuestro planeta, a nivel global.

A esto contribuyen especialmente algunas ONG’s que luchan en primera línea contra el cambio climático y a favor de un mundo más sostenible. Muchas veces lo hacen contra intereses económicos muy poderosos. Están activas en ámbitos tan importantes como el medio ambiente, la agricultura, la ecología y el comercio justo.

¿Por qué no proponerte colaborar con alguna de estas organizaciones con una pequeña cantidad mensual? Esto les permitirá seguir concienciando a la opinión pública y luchar por lo que, al fin y al cabo, es en interés de todos los seres humanos?

Ejemplos de este tipo de organizaciones pueden ser  Greenpeace, Ecologistas en Acción o Intermón Oxfam.

Estos han sido nuestros 10 propósitos de año nuevo para el 2018. Como ves, en la mayoría de los casos, no te van a suponer un gran esfuerzo.

Es más, muchos de ellos pueden ahorrarte incluso una buena cantidad de dinero. Pero lo que es más importante, pueden ahorrarle al mundo un coste, que seguramente nadie estamos dispuestos a pagar.

¡Feliz año nuevo desde Ecofamilia!

Deja un comentario