Cosmética

Cómo te afectan los tóxicos en los cosméticos y productos de aseo

La posible presencia de tóxicos en los cosméticos y productos de aseo es un asunto que se ha empezado a estudiar en épocas relativamente recientes. Seguramente hayas oído hablar del tema y te estés preguntando si estos artículos de cuidado corporal podrían llegar a ser peligrosos para tu salud o si se trata de una exageración. Pues bien, con este post trataremos de darte todas las respuestas.

El culto a la belleza

En la sociedad actual, cuidar la imagen personal se ha convertido prácticamente en una obsesión. Se calcula que cada adulto consume alrededor de 10 productos de belleza e higiene cada día.
Sin embargo, son relativamente pocos los que se preocupan por la presencia de tóxicos en los cosméticos y productos de aseo.

Tampoco suelen analizar su lista de ingredientes. ¿Al fin y al cabo para qué?

Esa ristra de denominaciones en latín no nos dice nada al común de los mortales.

Cosmética tradicional frente a cosmética moderna

Aunque las primeras referencias a productos de belleza datan de 6000 años a.C., es sólo a partir del siglo XX cuando la cosmética se ha convertido en una verdadera industria.

Poco a poco, los ingredientes naturales se han ido sustituyendo por productos químicos. La principal razón es porque estos últimos resultan infinitamente más baratos y además permiten alargar de forma importante la vida útil del producto.

La piel el órgano olvidado

Uno de los factores que han contribuido a la proliferación de tóxicos en los cosméticos y productos de aseo es que la legislación para su comercialización es muy laxa. Incluso así, todavía se incumple frecuentemente.

La ley española, por ejemplo, prohíbe el uso de ingredientes considerados cancerígenos, tóxicos o mutágenos. Aun así, estos abundan en la composición de muchos cosméticos, también de grandes marcas.

A esto se suma la desinformación de los consumidores. Muchos todavía piensan que aquello que no entra por la boca no tiene por qué preocuparnos.

No hay que olvidar que la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y absorbe muchas de las sustancias con las que entra en contacto. Estas acaban en el torrente sanguíneo y de ahí son distribuidas por todo el organismo.

Tóxicos en los cosméticos y productos de aseo: cómo afectan a nuestra salud

¿Pero qué tipo de tóxicos podemos encontrarnos entonces en cosméticos y productos de aseo?

Principalmente se trata de conservantes, colorantes, detergentes, disolventes, metales pesados, aceites minerales y otros derivados del petróleo.

¿Y qué problemas de salud pueden acarrearnos?

Prácticamente de todo tipo. Algunos de estos productos actúan como disruptores endocrinos y pueden afectar negativamente a nuestras células, a la fertilidad o a nuestro sistema inmunitario. Muchos son también cancerígenos.

Otros ingredientes pueden dar lugar a todo tipo de problemas dermatológicos como alergias, sequedad, desescamación, eczemas, úlceras o envejecimiento prematuro de la piel.

Contaminación accidental

A la gran cantidad de ingredientes tóxicos en los productos cosméticos y de aseo se le une frecuentemente un factor de preocupación adicional: la contaminación accidental.

El problema parece radicar en que muchos productos cosméticos están formulados en base a aceites minerales, derivados del petróleo.

Es habitual que durante el proceso de producción, estos aceites se contaminen con hidrocarburos aromáticos policíclicos, también conocidos como MOAH. Estos están reconocidos como sustancias altamente cancerígenas.

Varias pruebas de laboratorio llevadas a cabo por la organización de consumo alemana “Stiftung Warentest” establecieron que esta contaminación por MOAH además es generalizada y afecta a las principales marcas.

Se encontraron tóxicos, muchas veces en concentraciones elevadas, en todo tipo de productos cosméticos y de aseo. Esto incluye aceites corporales, productos para el cuidado del bebé, vaselinas, barras labiales, champús y otros tratamientos para el cabello.

Problemas medioambientales

La alta concentración de tóxicos en los cosméticos y productos de aseo no sólo supone un riesgo para nuestra salud. Es también una grave amenaza para el medio ambiente.

Preocupa especialmente la presencia de microesferas de plástico, que son otro de los ingredientes estrella de muchos productos de higiene personal, como por ejemplo la pasta de dientes.

Las redes de depuración de aguas no son capaces de filtrar estas microscópicas partículas, por lo que acaban en nuestros ríos, lagos y finalmente en el mar. Allí entran en la cadena alimentaria de los animales marinos y, a menudo, en la del hombre que los consume.

Todavía no está claro el efecto que estos microplásticos pueden tener en nuestro organismo a largo plazo. No obstante, se sabe que el plástico absorbe con facilidad los tóxicos y productos químicos, para después volverlos a liberar.

La segunda problemática es el uso indiscriminado de aceite de palma en la cosmética. Se utiliza como emoliente, para lograr una textura untuosa. Como seguramente sabrás, este aceite es muy criticado porque su cultivo es responsable de la deforestación de amplias zonas de selva virgen.

Cosmética natural

Visto todo lo anterior, puede ser una buena idea que te decidas a utilizar productos de cosmética natural. Estos no incluyen tóxicos entre sus ingredientes.

No obstante, aquí es importante proceder con precaución. La palabra “natural” no se encuentra sujeta a ninguna regulación, por lo que se usa con profusión para etiquetar todo tipo de productos que no son naturales en absoluto. Por ello, es muy importante que te fijes en sus componentes.

No dejes de consultar nuestra lista de ingredientes tóxicos en cosméticos.

Finalmente, también te recomendamos que adquieras tus productos de belleza y cuidado corporal en comercios especializados en cosmética natural. Allí te podrán aconsejar sobre las mejores opciones y no tendrás el riesgo de adquirir un “falso producto natural”.

En nuestra tienda virtual disponemos de un excelente surtido de cosmética natural. Con ellos no te será difícil evitar los tóxicos en los productos cosméticos y de aseo.

Deja un comentario